Una de las piezas de nuestro vehículo que más atención merece son los neumáticos, en constante contacto con la carretera y con el asfalto. Precisamente por este rozamiento debemos de controlar su estado y su funcionamiento. Una de las alternativas más potentes y resistentes a las condiciones climáticas adversas son los neumáticos de invierno, que suelen colocarse en el mes de septiembre. En Romadrid te contamos todo sobre este modelo que mejorará tus desplazamientos y los hará más seguros.

¿Qué son los neumáticos de invierno?

Los neumáticos de nieve o de invierno son neumáticos creados para las situaciones climáticas más complicadas, por ello sus características son muy diferentes a los de verano. Tienen un buen agarre en temperaturas inferiores a los 7 grados y disponen de laminillas que permiten la sujeción y el agarre, junto con una profundidad de rodadura y en la banda, para aportar flexibilidad en carreteras que estén heladas o mojadas. Suelen estar compuestos de caucho, que aguantan mejor en superficies resbaladizas.

¿Cómo funcionan los neumáticos de invierno?

El funcionamiento de los neumáticos de invierno está ideado para que los conductores puedan reducir el riesgo sobre la nieve y el hielo. Su manejo está mejorado y su distancia de frenada es mucho más corta, además de tener un agarre máximo gracias a su goma especial y su suavidad cuando hay condiciones de frío.

Además, los neumáticos de invierno tienen surcos muy anchos y profundos, que permiten que se agarre incluso en las situaciones de nieve. Incluye varios recortes en zigzag, que atrapa la nieve y el hielo permitiendo su evacuación y mejorando el contacto con el suelo.

¿Cuáles son los mejores neumáticos de invierno?

Los neumáticos de invierno de mayor calidad son aquellos que te recomiendan los mayores expertos automoción. La profundidad de rodadura de los neumáticos de invierno debe de ser igual o mayores a cuatro milímetros, consiguiendo de esta manera “pellizcar” el suelo, el hielo o la nieve. Recuerda que también debe de tener una buena presión, para aumentar su eficacia.

Tipos de neumáticos

En el mercado disponemos de varios tipos de neumáticos, que aseguran una conducción eficaz y completa, priorizando el clima y el tipo de conducción que solamos llevar a cabo. Entre los principales grupos, además de las ruedas de invierno, encontramos los neumáticos de verano, los neumáticos 4×4 y los all season. Descubre todo sobre ellos y pregunta en Romadrid por sus especificaciones.

Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano son los más solicitados en nuestro país, ya que son idóneos para condiciones de humedad y terrenos secos. Están pensados para los climas más cálidos y destacan por su agarre, su control, su dibujo para desalojar el agua y su efectividad en asfaltos con alta temperatura. Suelen ponerse en el mes de abril, aunque esto variará cada año y en función de la zona donde vivas.

Neumáticos 4×4

Los neumáticos 4×4 permiten que exprimas al máximo todas las opciones en carretera, aportándote la potencia por la que has adquirido este modelo. Todas las ruedas todoterreno tienen un dibujo de rodadura muy grande, diseñado para las condiciones offroad de carretera. Es recomendable para aquellos conductores que, en su mayor parte del tiempo, ruedan sobre barro, piedras o riachuelos.  Si no sabes si son aptos para ti, recuerda que en Romadrid te recomendamos las mejores opciones.

Neumáticos all season

Una de las opciones más prácticas par ahorrarte el cambio estacional de neumático es la de los neumáticos all season. Su tecnología mejora año tras año, asegurando una conducción óptima en todas las situaciones posibles.  En cuanto a su dibujo, este es simétrico y son eficaces en todas las estaciones.

Si quieres conocer más a fondo el funcionamiento de estos vehículos o simplemente quieres hacer el cambio estacional de tus neumáticos, no dudes en consultar con Romadrid las opciones que te presentamos. Porque tu conducción mejorará notablemente con unos buenos neumáticos.